Estoy Solprendido sigue jugando y enseñando a escolares trucos de ciencia

Escrito por

Promete un show de magia al más estilo Harry Potter, saluda al público y presenta a su amiga la mano, quien otorga los poderes necesarios para que un tubo de ensayo suba y baje dentro de una botella desechable.  En esos instantes, los niños y niñas que presencian el acto de magia quedan perplejos y atentos al poder del mago. Es que no es magia, es ciencia.

Con este pequeño acto, el profesor Wilfredo Jiménez se presenta ante los estudiantes de diversos colegios que abren las puertas para que el proyecto “Estoy solprendido: juego y aprendo ciencias” imparta sus entretenidas charlas, que no solo buscan potenciar la enseñanza de las ciencias, sino que también la motivación de los niños y jóvenes.

“Este tipo de actividades son muy buenas, sobre todo porque nuestros estudiantes pertenecen a grupos vulnerables y necesitan recibir una motivación constante para salir adelante, y al trabajar con energía solar, los estudiantes pueden ver en concreto como sacarle el máximo provecho en la región de Antofagasta” comenta la profesora de tecnología Mabel Albornoz Hidalgo, de la Escuela República de Italia D-66, quienes han solicitado al equipo ejecutor del proyecto, realizar un taller de Solirametría para los 8 básicos.

La clase ya ha comenzado, y los estudiantes comienzan a graficar la trayectoria aparente del sol en distintas estaciones del año en Antofagasta, creando una máscara solar. Algunos de los jóvenes trabajan en grupos y juegan a mirar el cielo azul que trepa por la ventana, mientras que otros profesores del establecimiento educacional se entusiasman en aprender el truco que implica la magia de la presión.

“Para esto, los profesores también debemos poner de nuestra parte e incorporar a la clase un poco de histrionismo, así incentivar a los jóvenes y crear un espíritu de motivación, para que nuestros alumnos puedan cambiar su vida”, señala la docente Jannet Mustafá, quien utilizará el experimento para relacionar las clases de matemáticas.

Así, los estudiantes van comprendiendo como funcionan las matemáticas, la física, la química en nuestra vida cotidiana y evalúan la clase del profesor Wilfredo  “Es muy entretenido, porque me gusto lo que hacía con la botella y el panel solar, sobre todo por la reacción que tuvieron mi compañeros” señala Ángel, quién junto a otros compañeros pasaran a formar parte del grupo de monitores, que forma el colegio para enseñar a otros niños.

Así como el Colegio República de Italia, poco a poco se suman nuevos establecimientos a esta gran aventura de “Estoy SOLPRENDIDO: juego y aprendo ciencias”.

Categorías de los artículos:
Educación

Comentarios cerrados.

Menu Title