Más de 700 niños, niñas y jóvenes de la Región de Antofagasta asistieron a talleres de cine y funciones del Festival de Cine Ojo de Pescado.

Escrito por
image_pdfimage_print

Una llama en Toconao regresa a la tierra en forma de espíritu para salvar la vida de dos niños a quienes quiere mucho tras haber forjado una bella amistad. Una abuela en Socaire realiza un fantástico ritual para que la nevazón cese en la localidad y logren salvar lo que queda de alimento para sus animales. Una misteriosa historia de suspenso en Mejillones mezclada con sueños relata el trágico accidente que vive una familia pero que terminará con final esperanzador.

Estas son algunas de las historias, a las que más de 80 estudiantes dieron vida en los cortometrajes que realizaron como parte de los ocho talleres de cine que Ojo de Pescado efectuó desde junio en la región.

Ojo de Pescado, que es financiado por el Programa de Intermediación Cultural del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, culminó de esta manera su agenda de funciones y talleres de cine que llevó a cabo por cuatro meses en las comunas de Mejillones, San Pedro de Atacama y Antofagasta. Todas estas actividades fueron organizadas de manera conjunta con Balmaceda Arte Joven Antofagasta y Fundación Minera Escondida, en un trabajo coordinado que tuvo por objetivo el fortalecer la inclusión de la educación artística audiovisual en el sistema educacional, con énfasis en los ámbitos rurales, con el fin de potenciar la educación pública y el sentido de pertenencia de niños, niñas y jóvenes con sus entornos culturales y tradiciones.

Los talleres de cine para niños, niñas y jóvenes que se impartieron a nivel regional fueron: “Mi mundo Cuadro a Cuadro”, “Historias en Plasticina”, “Cine de Sombras”, “Mi Documental”.

En tanto, las funciones de cine incluyeron cortometrajes en géneros ficción y documental, que forman parte de la programación de Ojo de Pescado para Chile y que responde a la producción cinematográfica más reciente y selecta del cine infantil y juvenil de Latinoamérica y el mundo.

Según manifestó el Director Regional de Cultura (s), Kenny Aranibar “como Consejo de la Cultura destacamos la amplia participación de estudiantes de las diversas comunas de la región de Antofagasta en las cuales llegó y se ejecutó el Festival de Cine Ojo de Pescado, que amplió su cobertura gracias al apoyo del programa de Intermediación del Consejo de la Cultura, lo que permitió dejar capacidades instaladas en los niños, niñas y jóvenes en torno al audiovisual, instancia que esperamos se siga repitiendo en los próximos años”.

Por su parte, Alejandra Fritis Zapata, Directora de Ojo de Pescado, precisó, para nosotros ha sido una gran experiencia volver con actividades a Antofagasta y no sólo con muestras de cine sino también con varios talleres, en que niños, niñas y jóvenes de diversos contextos de la Región pudieron expresarse y contar sus historias. Estuvimos en establecimientos urbanos de Antofagasta, donde los niños, niñas y jóvenes dan significativos ejemplos de integración cultural, también estuvimos en la ciudad costera de Mejillones donde los niños y niñas participantes quisieron dar a conocer su identidad por sobre los estereotipos y, finalmente, llevamos talleres a la pre-cordillera, a las localidades de Socaire y Toconao, donde los niños quisieron transmitir por medio del cine sus singulares tradiciones culturales y percepciones del espacio y del tiempo. Nos conmueve la idea de estar aportando, a través del cine, a procesos educativos que potencian la inclusión y la valoración de las diversidades culturales de los niños y niñas chilenos.

Así también, Jorge Wittwer, Director Regional de BAJ, sede Antofagasta, indicó que “democratizar espacios y generar acceso a experiencias artísticas es el motivo por el que apoyamos este proyecto; sabíamos que podía ser una oportunidad para que niñas, niños y jóvenes se acercaran al mundo audiovisual. Favorece además que se haya realizado en diversas comunas, cada una con sus características y vivencias propias, es también una invitación a reconocer, valorar e identificarse con el territorio”.

Ojo de Pescado, desde marzo de este año, está desarrollando actividades por nueve regiones de Chile que contemplan un total de más de 170 funciones de cine y más de 130 talleres de cine.

Categorías de los artículos:
Educación

Comentarios cerrados.

Menu Title